Por su alejada ubicación y al encontrarse en zona de confluencia de corrientes son una aguas muy ricas en nutrientes lo cual activa una cadena trófica muy completa, desde cardúmenes de vida pequeña a grandes pelágicos.

Viaje de buceo a la Isla del Coco. Se encuentra a 300 millas de la costa en el Pacífico. La cantidad de tiburones que se pueden observar es sorprendente, algunos buceadores incluso las califican de mejor que las mismísimas Galápagos.

Obviamente es un destino para vida a bordo, nuestros barcos hacen un recorrido de 10 noches a bordo para poder disfrutar al máximo del buceo en estas aguas, ya que se invierte un día entero en llegar y otro en regresar. Aunque se puede bucear todo el año es mejor evitar los meses de Julio y Agosto pues la mar está en malas condiciones de navegación con grandes olas que puede hacer fatigoso el viaje. En este destino solo pueden acceder buceadores con experiencia, la profundidad, corrientes y el tipo de inmersión a la deriva no lo hacen lugar para principiantes.

La isla de los Cocos es popularmente conocida como “Isla del Coco” en la lengua nativa de Costa Rica. A finales de los años 90, la isla fue declarada Parque Nacional Marino y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las aguas de la isla del Coco están llenas de una impresionante vida marina, de hecho los buceadores acuden a esta isla para bucear con una de sus principales atracciones, las grandes escuelas de tiburones martillo.

La isla tiene una costa irregular, lo que hace que la estimación precisa de su área terrestre sea más una cuestión de opinión que la ciencia de un agrimensor, pero es aproximadamente de cinco millas por dos millas (8 x 3 kilómetros). La Isla del Coco se formó durante un levantamiento volcánico hace aproximadamente dos millones y medio de años y está compuesta de roca basáltica, labradorita y flujos de lava de andesita. Su superficie está salpicada por cuatro picos de montaña, el más alto de los cuales es Cerro Iglesias, que llega a los 634 metros sobre el nivel del mar.

Entre los muchos atributos de la isla Cocos se encuentra un sorprendente grado de biodiversidad. Las aguas de esta isla de renombre mundial explotan con vida, incluyendo innumerables tiburones de arrecife de punta blanca, tiburones martillo, delfines, mantas y rayas marmóreas, morenas gigantes, pez vela y, por supuesto, el tiburón ballena. Otros encuentros comunes son las grandes escuelas de jureles y atunes, tiburones sedosos, puntas plateadas, marlines, peces criollos, tortugas verdes y pulpos.

La isla de Cocos también alberga al menos 27 especies endémicas de peces, incluido el exótico pez murciélago de labios rosados. La vida terrestre en Cocos también exhibe un alto número de especies endémicas. La isla alberga 70 de las 235 especies de plantas vasculares identificadas en el mundo, unas 25 especies de musgo, 27 especies de hepáticas y 85 especies de hongos. Hay más de 87 especies de aves, incluyendo el famoso cuco de la Isla del Coco, el pinzón y el papamoscas. Hay 362 especies de insectos, de los cuales 64 son endémicos. Dos reptiles nativos se encuentran solo en la isla.

Debajo de las cascadas y en los ríos, hay peces de agua dulce que desconciertan a los científicos por su propia existencia. Debido a su ubicación remota y la abundancia de agua dulce, Cocos ha sido, a lo largo de la historia, una estación de reabastecimiento favorita para piratas, balleneros y marineros.